Adam Smith es uno de los economistas más famosos de la historia y es considerado el padre de la economía moderna. Nació en Escocia. De pequeño, poseía una envidiable memoria y amor por el estudio. Facultades que le facilitaron el acceso a la universidad de Glasgow. Allí, recibió influencia de Francis Autcheston (padre de la ilustración escocesa). Le dieron una beca para Oxford, donde finalizaría sus estudios. En 1748, lord Henry Kames, le dio la oportunidad de dar conferencias en Edimburgo. Empezó su carrera escribiendo artículos para el Edinburgh review. Las críticas a Adam Smith han venido por su idea de que la economía de mercado es la herramienta para alcanzar el bienestar social, mientras cada uno busca su propio interés reflejado en la mano invisible (metáfora creada por Smith que expresa, en economía, la capacidad autor reguladora del libre mercado) . Smith apoyó una economía de mercado donde se permitiera el libre comercio. En su libro ‘’ teoría de los sentimientos morales’’ describe el sentimiento del ser humano con la empatía como mayor virtud, expone los principios de la naturaleza humana que guiaban el comportamiento social del hombre y hablaban por primera vez de la mano invisible. En 1764 fue donde David Hume le introdujo en los ambientes de la ciudad, así conoció a Francois Quesnay (economista y fundador de la escuela fisiocracia) con el lema laissez faire, laissez passer que sitúa al margen la intervención del estado. En 1767 comenzó a escribir su ‘’ensayo sobre la riqueza de las naciones’’ que se publicará seis años después en Londres. Esta obra presenta el primer gran trabajo de economía política clásica y liberal, donde mostraba como el juego espontáneo del egoísmo humano bastaría para aumentar la riqueza de las naciones, si los gobiernos no interviniesen con sus medidas. En sus once capítulos trata de abarcar distintos tópicos, como la estructura de la producción, el salario, la pertenencia de la tierra, entre otros factores que para su autor resultan determinantes en la tarea de producir, generar, acumular y repartir riqueza dentro de una nación.En su primer capítulo, titulado “La división del trabajo”, Adam Smith hace una crítica a la forma en que se realizaba el trabajo en ese momento, donde un empleado se encargaba de varias funciones. Al respecto, Smith plantea que la mejor forma de perfeccionar la producción, los tiempos y los costes era hacer que el trabajador se dedique a una sola función, lo que con el tiempo logrará que éste perfeccione su técnica, acelerando el proceso productivo, a través de la especialización y la fabricación en serie. Su éxito fue enorme, así sus cinco libros que componen la obra se han convertido en aspectos fundamentales de la economía. En ocasiones se ha denominado a Smith como el defensor del egoísmo humano.Smith decía que la primera tendencia del ser humano es la del amor a sí mismo. De ahí que se vea obligado a controlar y dominar su egoísmo para que la comunidad no se convierta en una guerra de todos contra todos. El pensaba que es necesaria cierta acumulación de capital para poner en marcha la división de trabajo. Gracia a esto se potencia el crecimiento económico, que es la clave del bienestar social. Otra de las grandes aportaciones de Smith a la economía es la teoría del valor trabajo ,que nos habla de la propuesta en la que el trabajo cuantifica el valor. También expone que el valor puede tener variaciones crecientes o decrecientes, pero el trabajo se mantendría siempre como un aporte constante. Para Smith el valor era la cantidad de trabajo que uno podía recibir a cambio de su mercancía. Esta propuesta se fundamenta principalmente en la teoría de la división de trabajo.

Comentarios

Entradas populares de este blog